Todo cambia. Nuestra vida, nuestra forma de percibir la realidad, la gente que nos rodea, el mismo mundo, a cada segundo.

Vivimos en un completo estado de cambio, donde nada es estático, y hasta donde la misma locura ha mutado en algo, incluso, irreconocible.

Hoy alcancé ese estado, entre demente y cuerdo, donde el tiempo pasa, sin que me duela, sin que mi visión se distorsione por la desolación. Sin que una herida sangre de manera incontrolable, impidiéndome curar la desdicha.

Hoy admito que estoy loco.

Tengo una locura perfecta.

Pabli

sábado, 23 de octubre de 2010

Carta a un amor que se fue.


Hoy se cumple otro aniversario de tu partida. Un tiempo que transcurre lento, destruyendo la paz y la tranquilidad. Desquiciando mi mente.

Perturbándome.

Intenté ser fuerte, no por mí, por los demás. Esas personas a las que les importa mi bienestar, y desean que sea fuerte. Pero no puedo, con tu partida no solo se fue el amor que me profesabas, sino también mi fortaleza, pero sobre todo, se fueron mis ganas de vivir.

Pero no me voy a rendir, eso ni pensarlo. Caminaré en este mundo el tiempo que sea suficiente, porque aunque me desmorone por dentro, jamás fui cobarde.

¡No! Ni sonarlo...

Soportaré la tortura de tu ausencia, y aunque no sea fácil, tal vez algún día incluso, pueda sentir otra vez una cosa que no sea el vacío, y el dolor. Pero la cicatriz estará para siempre, recordándome constantemente tu rostro, el perfume de tu piel, cada detalle invisible para los demás, pero obvio para mí.

Respirar es incluso difícil, algo que en el pasado, cuando estabas conmigo, era fácil, porque el aire era casi innecesario, porque mi cuerpo se alimentaba de algo mucho más fuerte, tu amor.

Hoy es difícil inhalar, porque mi cuerpo rechaza cualquier otra cosa que no sea tu cariño, que antes lo nutría. No puedo acostumbrarlo a la idea de que te has ido.

Te reclama.

Las noches son insoportables. En la soledad de mi cuarto, y mientras la noche me envuelve en su mando carente de piedad, los recuerdos aparecen, no del todo sólidos, incluso nebulosos, muy aterradores. Reviviendo el dolor, abriendo cicatrices que apenas han cerrado.

No recuerdo con certeza las veces que te maldije, tampoco las que le rogué a los cielos que volvieras.

Pero sí puedo asegurar la profundidad del dolor, la severidad del daño.

Quizás en algún futuro pueda levantarme y caminar de nuevo, y no arrastrarme, como hago ahora.

Quizás, incluso pueda volver a sonreír, porque ni siquiera puedo recordar el sonido de mi risa.

La tormenta borró todos mis recuerdos, sólo dejó los más especiales, aquellos que pasamos juntos, que son más fuentes de llanto y miseria.

Pero tampoco quiero que se vayan, son un tesoro, porque si no estuvieran, no podría probar que fuiste real, que exististe. Olvidar sería igual a no saber que produce este daño.

Olvidar sería perderte de nuevo.

6 comentarios:

Aly Lu! dijo...

Hola pabli.
yo estaba en tu perfil tratando de enviarte un correo cuando descubri que estas creando una nueva historia o eso supongo.
pero debo expresarte que eres un gran escritor y que si algun dia llegas a publicar un libro ten por seguro que yo lo compro.
Lo que has escrito aqui es una manera impresionante de expresar los sentimientos, no tengo la menor idea de como lo haces pero creas una atmosfera increible te felicito. =) eres el mejor!!
PD. si tienes tiempo talves puedas pasar a leer mi historia, no es tan impresionante y linda como la tuya pero estoy tratando de expresar bien todas las locas ideas que tengo. http://encuentroinesperadoperoanhelado.blogspot.com/
Un beso Liz!

iaras dijo...

Pabli has conmovido todo mi corazón se hizo pequeño me hesite recordar tantas cosas =( que lindo simplemente perfecto!!!

Yadira Palafox dijo...

Sin palabras..!
simplemente Wow....

lisy dijo...

Muestras el dolor y la agonia de un amor perdido, pero al mismo tiempo se asoma un rayo de esperanza al no darte por vencido ante la advercidad. No la olvidas pero tienes la fuerza para seguir viviendo.

PABLI, siempre hay el lado positivo en tus ideas eso es bueno. Me agrada mucho

Besos y abrazos ,

LISY

JUD dijo...

Ufffff.... me ha tocado mi fibra sensible y me eché a llorar.
La verdad es que me has asombrado muy gratamente.
Pabli, sos un grandisimo escritor

Rocío dijo...

Estaba mirando los comentarios que tenemos y de repente vi el de este escrito y, entonces, me dije, ¿Por qué me huele a nuevo? y lo leí u vi los comentarios y volví a hablar conmigo misma porque ¡No he hecho un comentario!

Bueno, tu ya te acusaste de tener amnesia, Pablo, así que puedo utilizar la misma excusa.

Y es que está precioso, da tanta pena y a la vez esa sensación de que ¡El amor si existe! o sea... tu mejor que nadie me conoces y sabes todas las cosas que siento y creo del amor, pero al leerte ahora, no puedo dejar de sentir una enorme esperanza, porque aunque haya que sufrir una pérdida, es mejor poder decir, con orgullo, que mi corazón una vez latió más que desaforado por alguien a decir que nunca lo ha hecho por nadie, que todo sólo ha sido a medias... incluso en condicional.

Te quiero tanto y cuando leo lo que eres capaz de crear, te quiero un poco más aún... pase lo que pase, nunca dejarás de ser Mi Único.