Todo cambia. Nuestra vida, nuestra forma de percibir la realidad, la gente que nos rodea, el mismo mundo, a cada segundo.

Vivimos en un completo estado de cambio, donde nada es estático, y hasta donde la misma locura ha mutado en algo, incluso, irreconocible.

Hoy alcancé ese estado, entre demente y cuerdo, donde el tiempo pasa, sin que me duela, sin que mi visión se distorsione por la desolación. Sin que una herida sangre de manera incontrolable, impidiéndome curar la desdicha.

Hoy admito que estoy loco.

Tengo una locura perfecta.

Pabli

sábado, 29 de enero de 2011

Haz que pare.

Haz que pare...

Haz que mi cuerpo deje de reclamarle a mi alma sus pocas ganas que tiene de sanar.

Haz que todo vuelva a la normalidad, transformándolo en algo que valga la pena. No puedo más contra esta condena absurda que yo mismos me he impuesto, huyendo una y otra vez de lugares donde el recuerdo azota con furia mi memoria.

Haz que se detenga el reloj que marca las horas de mi sufrimiento. Haz que el fuego que quema mi esperanza de sanar descienda tantos grados como sea posible. Es insoportable ver como me convierto en cenizas.

Haz que las alas de mi corazón vuelvan a crecer, para volar a tierras lejanas, donde no existe lo imposible, donde incluso, el mundo sea más simple.

Haz que la luna y el sol se conviertan de nuevo en astros que inspiren buenos sentimientos, y que no sean lo que son ahora. Solo algo que levita en el cielo azul u oscuro, y que brillan robándome vitalidad. Como una fuente inagotable que se alimente de mi vida.

Haz, por favor, todo lo posible para que cada latido de mi corazón, sea dado con un propósito certero, y no un impulso involuntario de mi cuerpo deshecho.

Ayúdame a cambiar mi realidad errante.

Haz lo posible para auxiliarme cuando grito de pena. Haz lo que tengas en mano para guiarme hacía mi hogar. Hace tiempo que no llamo así a ningún lugar. Hace tiempo que lo perdí todo.

Haz, si te es posible, que cada persona que se cruza en mi camino, sea un mensajero del destino, y que me demuestre, que vale la pena estar vivo.

Haz que mis manos sientan la suavidad de las cosas, haz que mis ojos vean más allá de las desgracias, haz que mis oídos no escuchen solo calamidades. Quítame las vendas que me han dejado ciego a lo bello que me rodea.

Haz aquello que no has hecho por nadie, y tal vez es injusto que te pida que lo hagas por mí, pero sé que eres la única que puede lograrlo.

Haz que el sueño inalcanzable de ser feliz, parezca algo sencillo. Haz que, a través de un solo beso tuyo, recuerde donde esta mi corazón, porque sé que volverá a latir con fuerza cuando nuestros labios se encuentren.

Haz muchas cosas para que el infierno se apague. Haz que el cielo descienda desde sus alturas divinas, y se posicione en mi lecho, ese lugar vacío que he elegido para sufrir.

Haz tanto como te sea posible para revivirme y alejarme de este purgatorio intolerante, donde nadie comprende que muero con cada segundo transcurrido...

Haz que pare...

Haz que pare la tormenta que destruye mi fortaleza.

Haz que pare...

5 comentarios:

armi2555 dijo...

Que bellaza!!! lograste q derrame una lagrima... hermoso pabli!!! como todo lo que escribes!!

Sofía Godiva dijo...

¿Una lágrima? Dos o tres...

Tan triste, tan sentido, tan lleno de esperanza...

¿Es posible amar tanto? ¿Necesitar tanto?

¿Es posible que alguien, solo una persona, te haga tan completo?

Yadira Palafox dijo...

De verdad que me encanto este escrito, tan fascinante, simplemente unico...

...Como es posible que la persona que mas quieres, es la que mas te hace sufrir...

lisy dijo...

Una vida con un panorama apocaliptico que solo una persona puede cambiar. La persona que amas!

PABLI, este es un pasaje triste pero esperanzador.

Muy bien ideado,

Besos y abrazos,

LISY

ANGELICA dijo...

Es profundo, desolador y hace que se me desgarre el alma. Dependencia del ser amado que nos daña pero al mismo tiempo es el único con la capacidad de librarnos de nuestro dolor. Amar y depender. Los conflictos internos del ser humano.

Aunque también lo interpreto como una forma en que la persona que esta sufriendo se quiere obligar a si mismo a conservar una esperanza, una ilusión (una autoayuda) para dejar de padecer ese dolor que le carcome por dentro el alma, la existencia.

En fin, nos muestra la necesidad que tiene el hombre (genero global)de ser salvado por un alguien único y hecho a la medida de quien lo esta padeciendo, aunque queda un pequeño problema y es que si esperas a que alguien sea tu salvador, puede que lo estes idealizando y no veas lo quien es en realidad.

Por último, te felicito esta excelente el blog. Procurare leer el contenido de Rocio y tuyo a diario. Gracias,

Angélica Villarreal..